¿Qué es la personalidad?

La personalidad es un patrón permanente de comportamiento que se compone de nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestra manera de relacionarnos y nuestros impulsos.

¿Se hereda?

Se cree que la inteligencia se hereda en un 50%, es decir, un 50% de nuestra inteligencia se debe a nuestros genes, mientras que el otro 50% se debe a nuestras experiencias y a cómo nos educan. Nuestra personalidad por el contrario se hereda aproximadamente en un 40%. Es decir, se estima que nuestra personalidad es como es por causas genéticas en un 40%, mientras que el otro 60% se debe a cómo nos han criado y a lo que hemos vivido. Además, la personalidad tiene varios componentes y cada cual se hereda en mayor o menor medida. Se dice que la faceta de la personalidad que más influida está por los genes es la extroversión (se hereda en un 50%), mientras que la amabilidad sería la que menos (un 32% se debe a nuestros genes).

¿Qué tipos hay?

La personalidad se ha clasificado de múltiples maneras, y no se ha llegado a establecer una clasificación única. Esto demuestra lo diferentes que podemos llegar a ser las personas respecto a nuestro carácter. Si se ha llegado al consenso de ciertos componentes que están presentes en mayor o menor medida en todos nosotros. Estos serían los llamados Big 5: neuroticismo, extraversión, apertura a la experiencia, amabilidad y responsabilidad.

Si quieres saber más sobre estas dimensiones de la personalidad, mira el siguiente enlace Dimensiones de nuestra personalidad

¿Hay personalidades mejores que otras?

A nivel social está extendida la creencia de que por ejemplo, las personalidad extrovertida es mejor que la introvertida. Nos imaginamos a las personas extrovertidas riendo con muchos amigos, y a las introvertidas tranquilas estando solas en casa. Sin embargo una persona extrovertida puede tener muchos amigos y aún así sentirse sola, y una persona introvertida puede tener pocos amigos pero sentirse muy acompañada y apoyada por ellos. Por eso lo importante no es cómo es nuestra personalidad, sino lo que hacemos con ella, y cómo la integramos en nuestro día a día.

Es decir, lo bueno de la personalidad es que no hay una mejor que otra. Todas las personalidades tienen características positivas y negativas dependiendo del contexto. Por ello es útil identificar nuestras características positivas y tratar de potenciarlas.

¿Cambia nuestra personalidad a lo largo del tiempo?

Una de las características de la personalidad es que se mantiene estable. No obstante los componentes de nuestra personalidad van variando en cantidad con el paso del tiempo. Por ejemplo con el paso del tiempo nos volvemos más amables y responsables, y cuando somos jóvenes nos mostramos más extrovertidos y abiertos a nuevas experiencias.

Por ello, aunque la personalidad tenga ciertas características permanentes podemos tratar de potenciar aquellas que nos ayudan en nuestro día a día y disminuir aquellas que nos producen malestar.

 

Firma: Diana H.Faón

Anuncios