Crisis de Ansiedad y Agorafobia en la Adolescencia

  Los ataques de ansiedad ocurren cuando hay un incremento muy rápido e intenso de ansiedad que resulta sumamente desagradable para la persona. Se puede sentir malestar, ahogos, palpitaciones, mareos, desmayos, sudoración, temblores, náuseas y hormigueo.

 Además en ocasiones la excesiva ansiedad puede producir sensación de despersonalización (sentir como que estoy fuera de mi cuerpo) o desrealización (sentir que no estoy ahí). Durante los ataques el miedo a morir y el miedo a volverse loco pueden aparecer.

   En el caso de los adolescentes los periodos de exámenes son un momento en el que hay mayor vulnerabilidad para que ocurra un ataque de ansiedad. Por ello es importante tratar de prevenir que ocurran. Además, haber padecido ansiedad de separación en la infancia es un factor de vulnerabilidad para tener crisis de pánico en la vida adulta, por lo que debemos estar atentos a los signos que indican un aumento de ansiedad en nuestros hijos.

  Los ataques de ansiedad suelen ser inesperados al principio, aunque según pasa el tiempo se van asociando a un lugar o situación como puede ser el coche, el metro, los aviones, los ascensores etc. Cuando esto ocurre decimos que existe ataque de ansiedad con agorafobia. La agorafobia es el miedo a tener los síntomas de ansiedad o similares en lugares públicos o de los que es difícil escapar. Por ejemplo, la agorafobia puede ser miedo a desmayarse en el dentista o en la cola del cine, sitios donde huir es complicado.

   La manera de vencer la ansiedad es a través de la psicoeducación, del afrontamiento de los lugares o situaciones donde aparece la ansiedad, y mediante el cambio de nuestra forma de interpretar y pensar sobre ciertas situaciones que nos ocurren. Para ello es necesario paciencia, esfuerzo y ayuda terapéutica.

  Superar la ansiedad es posible. Contacta con nosotros. Te ayudaremos Contacto

 

Anuncios