5 consejos para dejar de fumar

     La adicción al tabaco es una de las más extendidas en nuestra sociedad. La nicotina genera en nosotros una sensación de bienestar, por eso resulta tan fácil engancharse desde el primer cigarrillo. Además, el reforzamiento social y la presión de grupo son una de las principales causas por las que empezamos a fumar.

   Dejar de fumar resulta difícil no solo por los efectos euforizantes del tabaco, sino también por los efectos desagradables que sentimos cuando tratamos de dejarlo. Es por estos síntomas que nos resulta fácil recaer en el tabaco después de haber estado unos días sin fumar.

ali-yahya-488150

Para vencer el hábito de fumar existen muchas técnicas que resultan eficaces. Te proponemos 5 consejos útiles para dejar el tabaco:

  1. Ponte una fecha límite para dejar de fumar. Elegir una fecha definitiva te ayudará a sentirte motivado, ya que tendrás un plazo límite concreto en el que apoyarte. Para que sea más fácil cumplir tu objetivo en esa fecha límite puedes ir dejándolo progresivamente unos días antes. Además, comentar tu objetivo con tu familia y amigos hará que te sientas más apoyado y comprometido con tu decisión. Además, para sentirte aún más motivado puedes registrar los cigarrillos que fumas cada día antes de ese plazo límite y calcular cuanto dinero llevas gastado todo este tiempo en tabaco. Dejar de fumar te ayudará a sentirte mejor, a tener buena salud y a no sentir dependencia, y al mismo tiempo te hará ahorrar y poder permitirte algún capricho en el futuro.

  1. Observa tu conducta. ¿En qué momentos del día fumas? ¿En que lugares? Entender qué situaciones y momentos asociamos con el tabaco nos ayuda a saber qué nos incita a fumar. Por ejemplo, a veces podemos asociar el tabaco al hecho de tomar un café por la mañana, a quedar con un amigo que también fuma o a esperar el autobús en la parada. Identificar lo que te incita a fumar te ayudará a reconocer las sensaciones que asocias a la nicotina, y así podrás aprender a manejarlas de un modo alternativo. Por ejemplo, puedes tomar té para desayunar en lugar de café, salir a caminar en lugar de quedarte en casa, o incluso comer a una hora distinta o en un lugar diferente. Cambiar tus rutinas ayudará a que tu mente se libere de la asociación que hace del momento del día con el tabaco.

  1. Practica el autocontrol. El autocontrol consiste en buscar estrategias que cambien tu entorno para que así te sea más fácil dejar el hábito de fumar. Por ejemplo, puedes no dejar las cajetillas en un lugar visible, o puedes sentarte en el interior de los bares en lugar de en las terrazas. Trata de no comprar más cajetillas y de sustituir los cigarrillos que te quedan por chicles o caramelos, así, al tenerlos a mano, los podrás tomar en su lugar.

riccardo-fissore-116973

  1. Cree en ti mismo. Es importante que sientas que eres capaz de dejar de fumar, y que estés seguro de tu capacidad para superar la adicción. La autoeficacia es la confianza que tienes en tus habilidades para lidiar con las diferentes situaciones que se presentan. Afecta a la manera de sentirte capaz de afrontar y lograr un objetivo o tarea, y es determinante para conseguir o no las metas en tu vida. Por ejemplo, es más probable que estudie ese examen de matemáticas si creo que puedo aprobarlo. De esta manera, las personas estarán más motivadas si perciben que sus acciones pueden ser eficaces, esto es, si hay la convicción de que tienen las habilidades personales que les permitan regular sus acciones. Las investigaciones han demostrado que la autoeficacia de cada individuo juega en un papel importante a la hora de afrontar una meta, tarea o desafío.

  1. Por último, cuenta con el apoyo de tu psicólogo. Para dejar de fumar se requiere tiempo, paciencia y ayuda terapéutica. Además, el trabajo en grupo con otras personas que están dejando el tabaco al mismo tiempo que nosotros nos ayuda a sentirnos acompañados y motivados en el proceso, por lo que tiene un efecto muy positivo. Dejar de fumar se consigue cambiando un hábito que está muy instaurado en nosotros, y para ello muchas veces necesitamos ayuda de un profesional.

    En definitiva, dejar de fumar es posible con la motivación y ayuda adecuadas. Es fundamental que cuentes con el apoyo de tu familia y de tus amigos, así como de un terapeuta que te guíe en este proceso. El autocontrol, las habilidades de afrontamiento y las habilidades sociales son técnicas de gran ayuda para superar la adicción y comenzar una nueva vida. Pero recuerda, lo más importante es que te digas a ti mismo “quiero dejar de fumar” y que te comprometas con ello. Sabes que lo puedes conseguir.

 

Anuncios