Trastorno por déficit de atención e hiperactividad en Adultos

   El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos psicológicos más comunes en la infancia. Se caracteriza por niveles inapropiados de atención, hiperactividad e impulsividad. Hasta hace poco se consideraba que el trastorno se resolvía durante la adolescencia con poco o ningún impacto continuo en la vida adulta. Sin embargo, la mayoría de los casos de TDAH pueden persistir en la vida adulta.

marion-michele-447867

   En un estudio de la Encuesta de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (Lara, 2009) se identificaron indicadores como la gravedad de los síntomas, la presencia de depresión comórbida, la adversidad social y la psicopatología de los padres como predictores del TDAH en adultos. Además, los estudios demuestran que todas las formas de TDAH persisten en la edad adulta, incluido el TDAH con síntomas de  falta de atención y el TDAH asociado con niveles más leves de deterioro y comorbilidad.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH en adultos?

      La expresión del TDAH en adultos es diferente a la de la población infantil. Mientras que los síntomas centrales de hiperactividad, impulsividad y falta de atención están bien caracterizados en los niños, estos síntomas pueden tener expresiones diferentes y más sutiles en la vida adulta. Por ejemplo, los niños con TDAH pueden correr y trepar excesivamente, o tienen dificultades para jugar o participar silenciosamente en actividades de ocio, mientras que los adultos con TDAH son más propensos a experimentar inquietud interna, incapacidad para relajarse o exceso de locuacidad. La hiperactividad en adultos puede expresarse como inquietud excesiva, incapacidad para permanecer sentado por mucho tiempo en distintas situaciones (en la oficina, en el cine, o en conferencias), o estar fuera de casa la mayor parte del tiempo. La impulsividad puede manifestarse como impaciencia, tendencia a actuar sin pensar, a gastar impulsivamente, a comenzar nuevos trabajos y relaciones por impulso y a conductas de búsqueda de sensaciones. La falta de atención a menudo se presenta como distracción, desorganización, retrasos en el trabajo o con los amigos, aburrimiento, necesidad de cambio, dificultad para tomar decisiones,  y sensibilidad al estrés.

     Generalmente los adultos con TDAH no se establecen después de los 30 años, sino que continúan cambiando y perdiendo trabajos y relaciones. Las relaciones de pareja suelen terminar prematuramente, ya que se ven afectadas por su incapacidad de concentración y de escucha. El adulto con TDAH suele dejar las tareas sin finalizar, lo que le hace saltar de una actividad a otra, dificultando e interrumpiendo las conversaciones.Esto genera mucha frustración a la hora de comunicarse.

    Los pacientes con TDAH también son más propensos a sufrir pequeños accidentes como cortes accidentales y quemaduras. Además en algunos casos llevan un estilo de vida poco saludable, asociado al tabaco, el abuso de alcohol y drogas, problemas crónicos de sueño, e inadecuado cuidado de la salud.

russn_fckr-66974

    Muchos adultos con TDAH se sienten aislados a nivel social. En algunos muestran una menor capacidad de presentarse de una manera socialmente apropiada, y un menor bienestar mental y físico, incluso en los casos asociados a un alto cociente intelectual.

¿Cuál es la prevalencia del TDAH?

    A pesar del creciente interés en el trastorno déficit de atención e hiperactividad en adultos, se sabe poco acerca de su prevalencia. De acuerdo con un estudio llevado a cabo por Kessler et al. en 2006, la prevalencia estimada de TDAH en adultos en los Estados Unidos fue del 4,4%. Estudios más recientes muestran que la prevalencia de TDAH en adultos se encuentra en el rango de 2-5% (Lara, 2009).

¿Cómo podemos tratar el TDAH en adultos?

    Debido a las demandas y responsabilidades de la vida adulta, se enfrentan a situaciones diferentes a las de los niños y, por lo tanto, necesitan una gama diferente de tratamientos psicosociales y psicológicos adaptados a su nivel de desarrollo y al TDAH. Se cree que los tratamientos psicológicos en forma de psicoeducación, terapia conductual cognitiva, entrenamiento de apoyo o asistencia para organizar las actividades diarias son efectivos. No obstante, es importante continuar investigando.

    En 2003 se fundó en Europa The European Network Adult ADHD. Este panel de expertos independientes tiene como objetivo ayudar a mejorar el diagnóstico y la gestión del TDAH en adultos de toda Europa, ya que la clave para el tratamiento del TDAH es una evaluación y diagnóstico correctos, así como una intervención psicológica individualizada.

    En conclusión, es fundamental trabajar en la detección y el tratamiento del TDAH en adultos para determinar si un tratamiento eficaz reduciría el inicio, y la gravedad de los síntomas del TDAH en adultos.

References:

Kessler R.C. et al. (2006) The Prevalence and Correlates of Adult ADHD in the United States: Results From the National Comorbidity Survey replication.  The American journal of psychiatry April 2006 Vol 163 Number 4

The European Network Adult ADHD  http://www.adult-adhd.net.

https://bmcpsychiatry.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-244X-10-67

Lara C, et al: Childhood predictors of adult attention-deficit/hyperactivity disorder: results from the World Health Organization World Mental Health Survey Initiative. Biol Psychiatry. 2009, 65 (1): 46-54. 10.1016/j.biopsych.2008.10.005.

 

Anuncios

Programación Neurolingüística

   La programación neurolingüística es una estrategia utilizada para identificar y modificar modos de pensamiento. No se basa en ninguna teoría sino en estudios y práctica empírica. Se inició en los años 70 con Grinder y Bandler, quienes recopilaron las técnicas utilizados por los exitosos psicólogos Perls y Satir. En su terapia utilizaban ciertos patrones verbales y formas de comunicación que ofrecían resultados muy positivos. La programación neurolingüística se basa entonces en la creencia de que toda habilidad humana puede ser comprendida y comunicada para ser aprendida y utilizada. Con el tiempo la programación neurolingüística se ha ido desarrollando como un conjunto de técnicas que ayudan a la persona a adaptarse y a conseguir sus objetivos en el día a día.

   La experiencia humana se compone de tres aspectos en los que se basa la programación neurolingüística. En primer lugar programación se refiere a los procesos o programas mentales mediante los cuales organizamos las experiencias. En segundo lugar, neuro se refiere al sistema nervioso mediante el cual percibimos. En tercer lugar lingüística se refiere al lenguaje que nos permite codificar nuestras experiencias.

pnl

                Su objetivo es conseguir una mejor adaptación a los obstáculos diarios. Para ello se basa en ciertos principios:

  • Cada persona posee un mapa interior único formado a partir de las experiencias personales. Este mapa lleva a apreciar el mundo exterior de un modo particular, haciéndose más complejo con el paso del tiempo. Cuanto más complejo sea el mapa, más habilidades tendrá la persona para adaptarse.

 

  • Es importante también que el mapa trace más de un camino para llegar a la meta. De este modo la persona poseerá más recursos para hacer frente a las situaciones difíciles o inesperadas. Los mapas complejos aportan flexibilidad y soluciones a los problemas.

 

  • Se asume también que toda conducta realiza tiene un objetivo considerado como positivo. Es decir, toda conducta tiene una razón de ser. En ocasiones es necesario buscar una conducta alternativa que sea más adecuada que la primera. Por ejemplo, un fumador realiza el acto de fumar con un objetivo positivo (aunque no se aprecie a simple vista). Ese objetivo podría ser relajarse, por ejemplo. Desde la producción neurolingüística se trataría de llegar al mismo objetivo (relajarse) por otras vías.

 

  • A su vez, la experiencia está formada por elementos que conforman una estructura. Se pueden modificar estos elementos para alterar la estructura de la experiencia, y así modificar su efecto.

 

  • Todos los problemas tienen solución. A veces esta no resulta clara, o no se ve reflejada en un mapa, pero en principio todos los problemas tienen solución. Cuanto más rico sea el mapa más recursos ofrecerá para encontrar la solución.

 

  • Toda persona tiene fuerza necesaria para conseguir sus objetivos. Lo único que lo impide son sus creencias y la falta de autoconfianza.

 

  • La mente y el cuerpo están relacionados. Los pensamientos y creencias afectan al cuerpo, y el cuerpo afecta a la mente (embodied cognition).

 

  • Es importante que la comunicación sea clara para que no haya malos entendidos.

 

  •   No existen fracasos, sino oportunidades que permiten acercarse al objetivo. Cada camino es un modo de alcanzar la meta.

 

  • Si algo no funciona hay que intentar otra cosa. Es importante identificar los comportamientos que se repiten sin dar resultados, y tratar de modificarlos por otros más efectivos.

                Gracias a estos principios la programación neurolingüística se ha mostrado eficaz para identificar y modificar modos de pensamiento. El lenguaje y su forma de alterar el pensamiento son fundamentales a la hora de cambiar la perspectiva del mundo y del futuro.

Fuente:

INICIO

https://psicologiaymente.net/mente/principios-pnl-programacion-neurolinguistica#!

Firma:

Diana H. Faón

Juego Patológico: ¿Adicción o descontrol de impulsos?

   El juego patológico ha sido considerado tradicionalmente como una condición relacionada con el descontrol de impulsos. No obstante, la versión más reciente del manual diagnóstico psiquiátrico americano, el DSM, considera al juego patológico dentro de las adicciones. Ha cambiado así la concepción tradicional de este trastorno, el cual es más prevalente en nuestra sociedad de lo que parece a simple vista. Pero, ¿Qué ha llevado a este cambio?

   En un primer momento  se enfocó el juego patológico como dentro de la categoría del control de impulsos debido a su similitud con este tipo de trastornos (cleptomanía, piromanía, tricotilomanía, trastorno explosivo intermitente). Las características que definen a este grupo son principalmente tres: la sensación de tensión antes de realizar la acción, fracaso de resistir el impulso o tentación de llevar a cabo la acción, y la sensación de satisfacción y liberación de tensión tras realizar el acto. El juego patológico parece seguir ese patrón de comportamiento. Sin embargo, lo que se pone en duda es si realmente experimenta tensión antes de realizar el acto, y si esa activación resulta desagradable.

   Brown (1987), basándose en el modelo de Apter, analiza los rasgos característicos de las personas que son propensas a convertirse en jugadores patológicos. Según este modelo, el jugador tendría un modelo de conducta paratélico, el cual implica una búsqueda de activación en lugar de un descenso de esta. Este tipo de personas se aburren en situaciones monótonas, donde las mayoría de la población se sentiría relajada. No obstante, en situaciones donde la personas con orientación télica se sentirían estresadas, el jugador patológico sentiría una activación placentera. Esto se debe seguramente a una baja de activación cortical, la cual lleva al sujeto a sentir aburrimiento en situaciones donde la estimulación es baja. Por ello busca emociones más intensas en el juego.

    La activación cortical también parece tener cierta relación con el concepto de búsqueda de sensaciones de Zuckerman, donde una alteración en la función de ciertos neurotransmisores se relacionaría con  la temeridad que muestran estos sujetos. Este concepto está asociado a las conductas adictivas, categoría en la que se incluye ahora al juego patológico. Parece que este tiene relación especialmente con el alcohol, ya que es una adicción más aceptada socialmente, y que tiene efectos devastadores a nivel familiar y social. Existen otros rasgos comunes entre el alcoholismo y el juego patológico, como una patrón de personalidad que tiende a la extroversión y al psicoticismo, y la alta tasa de comorbilidad con otras adicciones. El jugador patológico muestra además síntomas de abstinencia y compromete su vida para continuar con su adicción.

¿Qué implicación tiene considerar al juego patológico como una adicción?

   La importancia de la clasificación reside principalmente en el enfoque que se da a la intervención psicológica y social. Así por ejemplo, existen asociaciones de Jugadores Anónimos, con una estructura similar al de Alcohólicos Anónimos. Asimismo se utilizan técnicas como prevención de recaídas y de control de contingencias.

   En conclusión, parece que la reciente reconceptualización de este trastorno lejos de ser caprichosa resulta útil para enfocar el tratamiento de estos pacientes de un modo más eficaz y amoldado a sus necesidades.

Fuente:

Belloch, Sandín, Ramos (2009) Manual de Psicopatología Volumen I. McGraw Hill. 424-448

Brown, R. I. (1987b). Gambling addictions, arousal and an effective decision making explanation of behavioural reversions or relapses. International Journal of Addictions, 22, 1053-1067.

Firma: Diana H. Faón